Vinos

Como casi todo en esta vida, detrás de lo que defiendes, está lo que amas.

Y eso, justo eso, es lo que pasa con la Monastrell. Que detrás de nuestra variedad, están nuestros vinos.

Unos vinos aromáticos y versátiles. Con una alta carga fenólica. Y con una historia, una gente, y una luz , que hacen de los vinos elaborados con Monastrell unos vinos que saben a sol, a atardeceres y a historias únicas y llenas de vida.

Tintos

Vinos en general de colores intensos, de capa media-alta, con tonos rojo purpura y ribetes morados.

Muy expresivos en la nariz, destaca su frutosidad, con presencia de frutos rojos y negros, a veces compotas, sus matices florales y recuerdos a bosque mediterráneo.

En boca son equilibrados, tienen estructura y fuerza, con taninos maduros y sabrosos, de gran persistencia.

Rosados

Los rosados son vinos limpios y brillantes, con tonalidades muy atractivas de una amplia gama de colores rosa en función de su elaboración.

En nariz son intensos y elegantes, con matices frutales y florales, característicos de la variedad.

En boca son carnosos, sabrosos y frescos, con un final afrutado e intenso.

Dulces, de Licor y Fondillón de Alicante

Los vinos dulces y vinos de licor son vinos tradicionales de gran calidad. Brillantes, densos y de un color intenso, picota negra. En nariz muestran aromas a frutos maduros, de fruta negra y ciruela pasa. La boca es muy intensa y compleja, con buenas sensaciones táctiles y muy persistentes.

El Fondillón presenta unos colores que van del caoba al ámbar. En nariz son intensos con notas a fruta madura y frutos secos, tostados, madera y café. La boca destaca por su calidez, su complejidad de aromas, y sus sabores ácidos y amargos de gran persistencia.